Definitivamente, la karateca de Ciudad Bolívar encabeza el ranking mundial en la categoría de menos de 50 kilos

J.J. Rojas

Nunca olvida de donde viene y eso, además de agradecida, la convierten en una atleta de verdadero valor físico y espiritual.

Yorgelis Salazar es un ejemplo a seguir para los venezolanos y los jóvenes del mundo.

Se ha ido superando día a día. Tan es así que en apenas cuatro meses –de mayo a septiembre- dio un espectacular salto del quinto lugar al primero del ranking mundial del karate, en la categoría de menos de 50 kilos.

“Hoy quiero agradecer a mi maestro, quien me formó, el sensei Orlando Coa, a quien le debo todo, todo lo que soy hoy”, fueron las expresivas palabras de Yorgelis al ser notificada como la atleta que encabeza el ranking mundial del karate en su categoría.

Yorgelis desplazó a la turca Serap Ozcelik Arapoglu, quien es su gran rival y ante quien ha perdido varios combates.

También dejó atrás a la karateca de Kazajistán, Moldir Zhangbirbay; la alemana Shara Hubrich y la filipina Junna Tsukii.

SE CONSAGRÓ EN BAKÚ

La karateca que nació en Ciudad Bolívar se consagró en su pelea del pasado 4 de septiembre en la Premier League Bakú 2022, para así lograr el oro de manera invicta.

Salazar dejó atrás a la veterana Serap Ozcelik para mirar a todas desde arriba, cuando hace tan solo unos meses se encontraba quinta en el ranking. Sin embargo, este año ha ganado medallas en cada competencia que ha participado.

Oro en la Karate 1 Liga Premier Portugal 2022

Oro en Premier League Bakú 2022

Plata en los Juegos Mundiales de Birmingham

Plata en los Juegos Bolivarianos

Bronce en la Premier League Rabat

Hace apenas dos meses atrás durante la cobertura de los Juegos Bolivarianos Valledupar 2022 habló con la prensa sobre la disciplina que la ha llevado a ser referencia mundial con tan solo 24 años.

“Hay días que no tienes motivación, pero sabes que es algo que tienes que hacer. Es una responsabilidad con tu país, con tu equipo de trabajo. Es un compromiso”, gracias a ello, las metas alcanzadas, se convierten en sueños cumplidos.

“Esta medalla significa el mundo para mí, no por su color o por los combates en sí, sino porque finalmente estoy empezando a convertirme en la atleta que siempre soñé ser”, añadiendo que está sumamente emocionada.

Con el profesor Orlando Coa en una gráfica de 2010, cuando Yorgelis contaba con 12 años.