El número de nuevos casos de coronavirus en un brote en el nordeste de China se multiplicó por tres el domingo y las autoridades estrecharon su control sobre el acceso a Shanghái, en el este, con la suspensión del servicio de autobuses a la ciudad de 24 millones de personas. También se exigía una prueba diagnóstica a cualquiera que quisiera entrar.

El gobierno reportó 1.938 casos nuevos en el territorio continental chino, más del triple que el día anterior.

En torno a tres cuartos de ellos, o 1.412 casos, estaban en la provincia de Jilin, en el nordeste, donde se ha cortado el acceso a la ciudad industrial de Changchun. Las familias recibieron orden de quedarse en casa ante el brote de contagios.

Las cifras de casos en China son relativamente bajas, pero las autoridades mantienen una política de tolerancia cero para localizar y aislar a todos los infectados.

En Hong Kong, las autoridades reportaron 15.789 casos nuevos, casi la mitad que el sábado.

La jefa de gobierno del territorio, Carrie Lam, advirtió el sábado que el pico del actual brote podría no haberse alcanzado aún.

Las autoridades en Jilin aumentaron sus medidas contra el virus tras concluir que su respuesta inicial fue inadecuada, según Zhang Yan, subdirector de la Comisión de Salud de la provincia.

“El mecanismo de respuesta de emergencia en algunas zonas no es lo bastante sólido”, dijo Zhang en una conferencia de prensa, según una transcripción publicada por el gobierno.

En Shanghái, la ciudad más poblada del país, el número de casos en este brote subió de 15 a 432.

El gobierno local pidió a la población que no saliera de la región sin necesidad. El servicio de autobuses se suspendería a partir del domingo, añadió.

“Los que vengan o regresen a Shanghái deben tener un reporte de prueba negativa de ácido nucleico de las 48 horas previas a su llegada”, indicó en un comunicado la agencia de salud de la ciudad.

En el territorio continental se reportaron 831 casos nuevos en Changchun, 571 en la cercana capital provincial de Jilin, 150 en el puerto oriental de Qingdao y 60 en Shenzhen, un centro de negocios que linda con Hong Kong.(AP)