Está en el listado de estafadores en el puesto 1869 en la historia de las Grandes Ligas

Sólo Miguel Cabrera puede hablar de más de tres mil hits, más de 500 jonrones y una triplecorona. Es el único pelotero que ha logrado eso en la historia de las Grandes Ligas, pero en el renglón de bases robadas está en el puesto 1869 en los anales de las Mayores.

La noche del martes robó apenas la 40° base en su carrera y la primera en casi dos años. No estafaba una almohadilla desde el 11 de septiembre de 2020 frente a los Medias Blancas de Chicago.

SIEMPRE BROMISTA

El maracayero, que desde ya tiene un puesto reservado en el Salón de la Fama de Cooperstown, echó broma también con el robo de base sobre Kansas City.

Salió al robo de la tercera base y anotó en carrera en la misma incidencia, aprovechando el mal tiro del receptor.

“Siempre recuerdo a Rickey Henderson (máximo robador de la historia). Él dijo ‘Cuando vas, tienes que ir, y vas’. No piensas. Cuando te vas, te vas. Siempre lo tuve en mente. Rickey dijo eso, así que tienes que hacerlo”, puntualizó Cabrera.

En ese encuentro, Detroit obtuvo una victoria en el tercer juego de múltiples carreras impulsadas sin hits en la carrera de Miguel Cabrera. Su último juego de este tipo fue en 2005. Nunca había impulsado varias carreras y anotó otra sin hits hasta el martes en la noche.

El elevado de sacrificio de Cabrera en la quinta entrada lo ayudó a pasar a Ken Griffey Jr. y adueñarse del 15to lugar en la lista de todos los tiempos en carreras impulsadas. Con su rolling en la séptima entrada, que Bobby Witt Jr. no pudo fildear y resultó en un error, Cabrera llegó a 1,838 empujadas, para acompañar a Ted Williams en el 14to puesto. También le permitió a los Tigres, que anotaron cuatro en dicho inning.