J.J. Rojas

Un gran recibimiento vivieron ayer los integrantes de la selección Vinotinto que quedó subcampeona mundial de béisbol Sub12, en el evento que se realizó en Taiwán.

Después de largas horas de viaje y casi una semana luego que concluyó el evento, los muchachos fueron protagonistas de una cálida bienvenida ayer en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía.

Hubo historias, cuentos, anécdotas, pero sobre todo hubo un gran ambiente, donde los peloteros criollos recibieron aplausos y reconocimientos por su gran labor, al tiempo que degustaron de un rico almuerzo típico venezolano, con arepas y caraotas incluidas.

Se habló de lo verdaderamente complicada que resultó la logística en un país que atraviesa un momento de tensión por su relación con China, al tiempo que el recrudecimiento de la pandemia hizo que el equipo se mantuviera en cuarentena la mayor parte del tiempo que estuvo en Taiwan.

UNA FINAL DISPUTADA

Como se informó en su momento, la selección de Venezuela perdió en la final ante Estados Unidos, diez carreras por dos.

En ese encuentro decisivo, EE.UU. conectó cuatro jonrones, por lo que fueron 27 en el torneo. James Stout lanzó 4.1 entradas para la victoria. «Fue un esfuerzo de equipo asombroso», dijo el mánager RJ Farrell.

«Creo que lo que hicimos fue solo un esfuerzo de equipo. Conectamos muchos jonrones, pero efectuamos las cosas correctamente y preparamos esos jonrones», indicó el estratega estadounidense.

«Venir aquí a Taiwan, jugar frente a estos aficionados, hace que valga la pena hacer un vuelo de 15 horas para llegar aquí», agregó. «Es simplemente increíble. Además, Venezuela fue un gran rival».