El alcalde del Municipio Caroní visitó el lugar, llevando productos de línea blanca, cocinas, colchones, entre otros artículos de primera necesidad

(Prensa Alcaldía de Caroní)

Neveras, lavadoras, cocinas, colchones, box spring, ventiladores y sillas de ruedas, son parte de los enseres que llevó este miércoles el alcalde del municipio Caroní, Tito Oviedo, a la parroquia Pozo Verde, como parte de la ayuda que el Buen Gobierno está brindando a las familias impactadas por los fenómenos climatológicos.

Se trata de una primera avanzada de insumos para las familias priorizadas censadas, que tuvieron pérdida total de sus bienes muebles a causa de la inundación. 

Oviedo destacó que asimismo habrá otras ayudas puntuales según los registros y reportes de los equipos de riesgo.

«Esta es la tercera semana y no hemos dejado de venir, porque el trabajo no lo para nadie, como nos orientó nuestro Presidente Nicolás Maduro y nuestro hermano gobernador Ángel Marcano, seguimos aquí con la gente», enfatizó el jefe municipal en el sitio.

En el sector Quebrada Honda, Base de Misiones Bicentenaria 200, se llevó a cabo nuevamente una Jornada Integral con atención en salud, en la que se ofrecieron consultas generales, ginecología, farmacia, vacunación, nutrición, atención a las mascotas, Punto Patria y Registro Civil.

La misma estuvo dirigida a toda la comunidad, especialmente a la población afectada por la crecida del río Ure, dando continuidad al cronograma de ayudas que desde el pasado 4 de noviembre, vienen dando en trabajo conjunto la Alcaldía Bolivariana de Caroní y la Gobernación del Estado Bolívar.

Desde la contingencia, los equipos de riesgo liderados por Protección Civil,  se mantienen trabajando junto a los entes de gestión social municipales y regionales, Movimiento Somos Venezuela, líderes de comunidad, jefes de comunidad y calle, haciendo el levantamiento respectivo de la situación y censo de las familias afectadas, a quienes el alcalde Oviedo agradeció su entrega y disposición.

«Nuestra gente de Pozo Verde sabe que nunca ha estado sola y nunca va a estar sola, porque tiene un gobierno responsable que los atiende y está con ellos», enfatizó.

Katy Rodríguez, misionera y líder de calle habló en nombre de la parroquia, destacando que «el 4 de noviembre hubo la crecida del río Ure y desde la misma fecha, el alcalde Tito Oviedo y el gobernador Ángel Marcano han hecho acto de presencia en los diferentes sectores y con ellos llegaron insumos, atención con medicina, alimentos, colchones, calzados, juguetes, la parroquia Pozo Verde está totalmente agradecida», expresó.

En total sufrieron afectación 28 sectores, donde se registraron pérdida total de viviendas y otras con daños significativos.

Los equipos de riesgo han levantado la cartografía social y económica de la parroquia, identificando las zonas riesgo para, mediante un trabajo planificado, actuar en materia de prevención.