La fase de grupos de la UEFA Champions League 2022/23 se pone en marcha este martes, con un montón de detalles y atractivos encuentros para asegurar un buen comienzo.

Celtic – Real Madrid

¡Qué manera de volver a esta fase de la competición después de cuatro años de ausencia! Es justo decir que este partido ha sido lo más esperado en la ciudad desde el sorteo: la visita de un Real Madrid que ha ganado cinco de los últimos nueve títulos de la Champions League. Menos esperada ha sido la ola de optimismo entre los Bhoys, ayudados por una victoria a domicilio por 0-9, récord del club, en el campo del Dundee United el mes pasado y la victoria por 0-4 en el derbi ante el Rangers este último fin de semana. «Creo que podemos ganarles», afirma Kyogo Furuhashi.

Dínamo de Zagreb – Chelsea

Los pupilos de Thomas Tuchel intentarán dar un empujón a su titubeante campaña, pero hay lugares más sencillos a los que acudir, y si no que se lo pregunten al Tottenham. El Dínamo sigue fabricando jóvenes talentosos (no hay que perder de vista al centrocampista Martin Baturina) y, junto con la clase demostrada en el ataque, siempre es un equipo peligroso. Sobre todo en casa: llevan 19 partidos invictos en el Stadion Maksimir en todas las competiciones, con 16 victorias y 3 empates.

Sevilla – Man City

Erling Haaland ya ha marcado 27 goles en sólo 25 partidos de competiciones de clubes de la UEFA con el Molde, el Salzburgo y el Dortmund, y parece que su olfato de gol no se ha visto mermado por el traslado a Inglaterra. El Sevilla siempre es un equipo a tener en cuenta en Europa, pero Haaland y compañía pueden tener sus posibilidades contra una zaga remodelada que todavía se está adaptando a las numerosas salidas del verano.

Dortmund – Copenhague

«Estamos aquí para competir, hacer grandes partidos y generar experiencias para nuestros aficionados», afirma el entrenador del Copenhague, Jess Thorup. Hay pocos lugares mejores que Dortmund, frente al famoso «Muro Amarillo», pero aparte de una notable caída contra el Bremen el mes pasado (perdiendo un partido que ganaba 2-0 en el minuto 89), el BVB parece estar adaptándose bien a la vida sin Haaland. Una enfermedad les priva de Sébastien Haller por el momento, pero el otro fichaje del verano, Karim Adeyemi, impresionó en la fase de grupos de la temporada pasada con el Salzburgo.

Salzburgo – AC Milan

Adeyemi fue uno de los jugadores clave que abandonaron el campeón austriaco este verano, pero el Salzburgo es una máquina bien engrasada: el personal puede cambiar, pero los resultados rara vez bajan. Fernando, fichado del Shakhtar, se ha hecho con el puesto de goleador y seguramente pondrá en aprietos a la defensa del Milan. Los rossoneri ganaron la temporada pasada su primer título de la Serie A en 11 años; el próximo reto es recuperar también un poco de su antigua magia europea. Un buen comienzo podría ser la clave.

Paris – Juventus

No hay nada como reencontrarse con tu ex unas semanas después de una ruptura. Ángel Di María pasó siete exitosas temporadas en el Paris antes de fichar por la Juventus este verano, recibiendo una gran ovación tras despedirse a lo grande en mayo. Este martes, el argentino no tendrá el mismo recibimiento, ya que la Juve, que ha empezado a trompicones esta temporada, se enfrentará a un equipo parisino que ha dado muestras de su capacidad ofensiva con su nuevo entrenador, Christophe Galtier.

Leipzig – Shakhtar

Christopher Nkunku generó mucho interés durante el verano después de haber conseguido 35 goles y 20 asistencias en todas las competiciones con el Leipzig el pasado curso. Sin embargo, el mejor jugador de la Bundesliga 2021/22 sigue en el club y parece haber retomado su carrera; los problemas del equipo alemán al principio de la temporada han estado en el otro extremo del campo. El Shakhtar, con sede en Kiev debido a la situación actual en Ucrania, es más bien una incógnita. Llega a la primera jornada con sólo tres partidos en su haber.

Benfica – Maccabi Haifa

La última participación del Maccabi Haifa en la fase de grupos, en 2009/10, se saldó con una decepción, sin goles ni puntos, aunque a menudo se olvida el hecho de que cinco de sus derrotas se produjeron por un estrecho margen de 1-0. Es poco probable que la cosecha 2022/23 del club sea tan escasa, como lo demuestra su notable triunfo por un global de 5-4 sobre el Estrella Roja en los play-offs. Sin embargo, al Benfica le conviene un partido abierto: ha promediado cerca de tres goles por encuentro en un inicio de temporada con nueve victorias.