SAN SALVADOR (AP) — El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, reveló el jueves su decisión de inscribirse como candidato a la reelección para un segundo mandato de cinco años. El anuncio se produjo un año después de que los nuevos magistrados de la Sala Constitucional de la Corte Suprema, designados por sus aliados en la Asamblea Legislativa, lo habilitaran para inscribirse.

“Luego de conversarlo con mi esposa Gabriela y mi familia, anuncio al pueblo salvadoreño que he decidido correr como candidato a la presidencia de la República” en las elecciones de 2024, declaró el mandatario en un discurso transmitido en cadena nacional.

La Constitución prohíbe la reelección presidencial, pero Bukele podrá optar a ella debido a la resolución de septiembre de 2021 que interpretó que el artículo 152 del texto permite que el presidente participe en los comicios por segunda ocasión y que será el pueblo quien tome la decisión en las urnas.

Sin embargo, abogados constitucionalistas sostienen que esto viola al menos cuatro artículos de la Carta Magna, incluyendo el 154, que dice que “El periodo presidencial será de cinco años y comenzará y terminará el día primero de junio, sin que la persona que haya ejercido la Presidencia puede continuar en sus funciones un día más”.

Bukele, que asumió el poder el 1 de junio de 2019 y mantiene un nivel de popularidad que no ha bajado del 80%, cuenta con apoyos para buscar la reelección, como el del partido Gran Alianza Por la Unidad Nacional (GANA), por el que se postuló al cargo.

“Apoyamos la decisión del Presidente @nayibbukele de correr como candidato a la Presidencia en las próximas elecciones. ¡El sueño de un mejor #ElSalvador está cerca!”, escribió la formación en Twitter.

Al anuncio de Bukele le siguieron los aplausos de sus seguidores presentes en un acto en la Casa Presidencial con motivo de la celebración del 201er aniversario de la independencia del país. El presidente de la Corte Suprema, Oscar López Jerez, y el fiscal general, Rodolfo Delgado, estuvieron en el evento.

En su discurso, el mandatario dijo que el país ha demostrado que ahora es soberano e independiente y defendió sus decisiones para combatir la alarmante violencia de las pandillas. Además, señaló que el sistema funciona y que, pese a los cuestionamientos de la comunidad internacional por las supuestas violaciones de derechos humanos y abusos cometidos durante su mandato, no darán marcha atrás.