Yang Jiechi, miembro del Politburó y director de la Oficina de la Comisión de Asuntos Exteriores del PCC, advirtió este martes que cualquier intento de reprimir a Pekín está condenado al fracaso. El alto funcionario se expresó en estos términos tras reunirse este lunes en Roma (Italia) con el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan.

Yang resaltó que, pese a que la actual Administración estadounidense se comprometió a respetar el principio de una sola China y a no apoyar la independencia de Taiwán, las acciones de Washington «son obviamente inconsistentes con sus declaraciones», detalla la agencia Xinhua.

Cualquier intento de aprobar y apoyar a las fuerzas separatistas de la «independencia de Taiwán» y de jugar «la carta de Taiwán» para «utilizar a Taiwán para controlar a China» nunca tendrá éxito, destacó.

Paralelamente, el alto cargo del PCC acentuó que los temas del Tibet, Hong Kong y la región de Xinjiang representan «intereses fundamentales» de Pekín que son abordados como asuntos internos. «Cualquier intento de reprimir a China fracasará», reza el texto de la publicación.

Respecto al futuro de las relaciones bilaterales entre Pekín y Washington, Yang reiteró los tres pilares formulados por el presidente Xi Jinping: respeto mutuo, coexistencia pacífica y cooperación mutuamente beneficiosa. En este sentido, subrayó la necesidad de concretar los recientes compromisos del mandatario estadounidense, Joe Biden, como el de no buscar una nueva Guerra Fría o no cambiar el sistema chino, entre otros.

«En la actual situación internacional, China y Estados Unidos deben reforzar el diálogo y la cooperación, gestionar adecuadamente las diferencias y evitar el conflicto y la confrontación», recalcó.

Ucrania sobre la mesa

El actual conflicto en Ucrania fue uno de los temas abordados por Sullivan y Yang durante su encuentro. Por su parte, China instó a la comunidad internacional a influir en la situación «para que se enfríe lo antes posible«. Además, Yang aseguró que Pekín había proporcionado la ayuda humanitaria a Ucrania y precisó que «seguirá realizando sus propios esfuerzos en este sentido».

El alto funcionario abogó por articular un mecanismo de seguridad en Europa «equilibrado, eficaz y sostenible» que incluya el principio de la indivisibilidad de la seguridad para mantener la paz en el continente, así como a nivel mundial.

La reunión entre Sullivan y Yang tuvo lugar en medio de reportes mediáticos sobre una supuesta solicitud de Rusia a Pekín para que le preste equipo militar. Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, desmintió estas especulaciones. (RT)