En Venezuela, en los últimos cinco meses ha aumentado el ingreso ilicitico de mercancía afectando al comercio formal. Tiziana Polesel, presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios, Consecomercio, explicó que el sector terciario ha reducido sus márgenes de ganancia para competir con los productos importados, influyendo en la merma de las ventas.

Polesel aseguró que más del 30 por ciento de los productos que se encuentran en el mercado venezolano podrían ser de contrabando. Situación que ha perjudicado a todos los sectores económicos. Los rubros como alimentos, bebidas, medicinas, tabacos, autopartes y lubricantes son los más sensibles del comercio ilícito.

“Muchos de los productos importados están exonerados del pago de impuestos, situación que no sucede con las empresas nacionales. El comercio ilícito expone el bienestar de los consumidores, debido a la ausencia de controles de calidad de la mercancía. Ejemplo: Un repuesto de contrabando colocado en un vehículo puede ocasionar un accidente de tránsito”, advirtió.

Para revertir esta situación, la presidente de Consecomercio, Tiziana Polesel, reiteró la solicitud de la reactivación de la Comisión Presidencial para la Lucha Contra el Fraude Aduanero con miras a la reactivación comercial con Colombia.

  • El comercio informal genera pérdidas al Estado

En el sector farmacéutico y licorero la contracción supera el 50 por ciento en lo que ha transcurrido del año 2022. Esto se traduce en cierre de locales comerciales que generaban empleos formales y venían aportando ingresos para el Estado venezolano mediante el pago de impuestos.

Al respecto, el presidente de la Cámara de la Industria de Especies Alcohólicas, Civea, Roque Zapata, explicó que “el fisco nacional está dejando de percibir 12 dólares por cada producto importado que llega de manera irregular”.

Entre tanto, en los anaqueles de supermercados se oferta una variedad de productos extranjeros que no cumplen con las condiciones sanitarias adecuadas para resguardar la salud de los consumidores.

Tito López, presidente de la Cámara de la Industria Farmacéutica, Cifar, aseguró que algunas de las compañías que trabajan con medicamentos y utensilios médicos son ingresados por la frontera con Colombia.

“Hay empresas farmacéuticas que importan directamente medicamentos y funcionan como farmacia, droguería e importador y no poseen registro del Instituto Nacional de Higiene”, apuntó el presidente de Cifar.

Nota de prensa Consecomercio