El ministro de Salud de Alemania revirtió una medida para poner fin al aislamiento obligatorio para las personas que dan positivo a COVID-19, diciendo que fue un error y envió la señal equivocada.

El ministro Karl Lauterbach dijo el lunes que la cuarentena obligatoria, usualmente por 10 días —que puede ser reducido a siete con un resultado negativo— sería eliminado el 1 de mayo y remplazado con una recomendación de aislarse por cinco días. Las autoridades locales de salud aún les ordenarían a las personas infectadas en instalaciones de salud que no acudiesen a trabajar.

Lauterbach, que anunció inicialmente el cambio de parecer en televisión el martes, dijo el miércoles que la idea fue “un error del que soy personalmente responsable”, indica una nota de la AP.

“He retirado la propuesta porque habría dado la impresión completamente errónea de que la pandemia se acabó o que el virus se ha vuelto significativamente menos dañino que lo que pensamos anteriormente”, les dijo a reporteros en Berlín.